RUTAS EN DOS RUEDAS

Viajes en moto - Calendario de Motoencuentros - Motos clásicas y antiguas

Modelos y Manuales de Jawa - Consejos útiles para viajar - Relatos de viajes

Viajar con copiloto - Fotos - Crónicas de encuentros - Links

 

Rutas en dos Ruedas

 

 

Octubre 2008

En dos ruedas a la Costa (Gilera FX 125)

Por: Cristian Martín, de Luján
 

 

 

Hola amigos. Soy fana de su página... me encanta y aprecio muchísimo lo que hacen y lo que comparten con nosotros. Me gustaría dejarles un humilde aporte. Un viaje que hice en moto este verano para (si se puede) publicar en la sección "Tus Viajes".

Les dejo mis saludos, felicitaciones y cariños de un motero lujanense. Un abrazo!

 



Ya estoy listo. Pedí salir antes de mi trabajo para terminar de prepararme. Los nervios de punta. Asomo la nariz a la calle y recién ahí me percato del clima. IMPECABLE para viajar. Depende de donde y en que, obviamente. Yo iba a viajar en moto ese día. Me iba a ir a la Costa Argentina desde Luján (Bs. As) con un primer destino San Bernardo del Tuyú, a bordo de mi moto roja recién comprada, una Gilera FX-125 (en adelante “El Octubre Rojo” jejeje).

Desde mi ciudad son 428 kilómetros por el camino que yo había elegido. Tampoco me adjudico la elección yo solo. Decidimos ir a San Bernardo con mis amigos, para parar durante los dias que dure la travesía en el departamento que uno de ellos tiene sobre Chiozza, la calle peatonal de esa ciudad. Salgo a la ruta y le saco una foto al kilometraje de mi moto, como para conmemorar un momento histórico. MI momento histórico. A los 26 kilómetros de viaje, mi primer problema en ruta. ¡¡Que emoción!!. Jaja. Digo que fue una emoción porque sabia que era algo insignificante lo que había pasado, solo se había desajustado una pequeña pieza. Sigo viaje. A los 56 kilómetros hago mi primera parada en la ciudad de Navarro . Primero para abastecer combustible, y segundo para comprar los tornillos que me habían quedado en el kilómetro 26. Sigo viaje. Cantando. Sonriendo. No podía creer lo que estaba viviendo. A los 88 kilómetros hago mi segunda parada en la ciudad de Lobos .Aprovecho para estirar las piernas y volver a cargar combustible. De vuelta a la ruta. De ahí pasaron 100 kilómetros hasta que haga mi tercer y penúltima parada, a los 188 frené en General Belgrano. De ahí en mas, seguí viaje. La ruta muy tranquila y yo, muy tranquilo también. Se va acercando la autopista y ahí la tranquilidad empezaba a desaparecer. Autos por doquier, imprudencia de sobra. Por suerte me esperan solo unos 27 kilómetros hasta empalmar la ruta 63 que me llevará casi casi directamente a mi destino.

Cuando llego a la Ruta Interbalnearia cuya primera playa es San Clemente del Tuyú , sabía que me quedaban 46 kilómetros hacia San Bernardo. No sé lo que fue. La emoción de saber que estaba por llegar, la locura por encontrarme con mis amigos que me esperaban desde hace unos días, la agitación de la ruta que se oscurecía y se empezaban a notar ciertos dejos de lo que fue un día espléndido y luminoso. Repito que no sé lo que fue, pero le erré a la entrada y me metí cual perro que le abren la puerta de calle, pero a San Clemente. Repito. Le pifié feo y creí que ya había llegado. Jajaja Terrible. Se tornó más desconcertante cuando me topo con Mundo Marino , establecimiento educativo y de entretenimiento que está en San clemente del Tuyú, y ahí me dije “Acá no es”. Vuelvo a retomar la ruta para ahora si, recorrer los últimos metros y llegar a San Bernardo.

Recepción inmensa de mis amigos y a empezar a disfrutar las vacaciones. Pasan dos días y recibo un mensaje de texto de un amigo que estaba vacacionando en San Clemente. Así que encendí el “Octubre Rojo” y me dispuse a ir a visitarlo. Pero para esta vez, recorrer todas y cada una de las playas que dividen estos dos destinos. Paro, conozco, visito, observo cada lugar. Santa Teresita , Aguas Verdes, Las Toninas , fueron solo algunas de mis visitas. Obviamente gran parte de esas paradas son para seguir fotografiando esos momentos. Llego, almuerzo con mi amigo y su familia, vuelvo a San Bernardo y a seguir disfrutando.

No nos quedó nada por hacer. De día uno puede disfrutar de los distintos balnearios donde si el clima te acompaña, se pasa un día hermoso de playa rodeado de gente de lo mas amigable. Por las tardes el centro comercial es muy extenso y plagado de servicios para el turista. Por la noche, abundan los restaurantes para cenar y para mas tarde, si uno quiere, ir a un pub (bar) o una disco bailable. No puedo obviar este tema sin recomendar Bonanza Bar , dicho por mi y por muchísima gente, el mejor lugar para bailar, divertirse y cantar del Partido de la Costa. Dicho sea de paso, si de casualidad entran ACÁ , van a ver una foto mia haciendo que canto... ;).

Van pasando los días y se acerca el momento de volver a partir, así que me dispongo a poner en condiciones la moto y a centrar mi mente en mi próximo destino, La Ciudad Feliz. (Mar del Plata, partido de Gral. Pueyrredon). Llega el día y retomo la ruta para llegar a mi “Destino Final”. Pero surge mi segundo problema en ruta. Y esta vez no es una emoción, jajaja. El problema era el combustible. Desde San Bernardo hasta Mar del Plata hay una sola Estación de Servicio en ruta y yo la dejé pasar. Pura y exclusivamente por la alegría que tenia de volver a viajar, lo cual me hicieron prestar poca o nula atención en ese tema. La ultima parada que tenia antes de adentrarme en una solitaria ruta por los próximos 150 kilómetros era Mar Azul. Así que me dispongo a entrar, muy ilusamente a buscar combustible. Y efectivamente conseguí; pero solamente gracias a quienes alquilan cuatriciclos que fueron tan amables que hasta obviaron reírse de mí y de mi pequeña mala racha de no tener nafta (combustible, gasolina). Jeje.

Vuelvo a tomar la ruta y llego a ella. O mejor dicho... casi llego a ella. Porque no llegue a acercármele cuando me empieza a brotar la carcajada. ¿Soy un estúpido que se ríe solo? Puede ser, pero la alegría de llegar a Mar del Plata era tal que, apenas vi a lo lejos a “La Feliz”, ya me nacen las risas y la alegría. Decido parar a saludar a mi tío segundo, don Jorge, que se pasó de amable y me ofreció quedarme en su casa. Los próximos momentos fueron realmente muy agitados.
Ese día lo dediqué a recorrer la ciudad entera, la cual conozco casi de memoria. Todos sus rincones, calles, luces y atracciones me hacen resurgir cientos de recuerdos de mis primeras vacaciones con amigos ahí, allá por el año 2000. Al otro día, recién levantado y desayunado y con todas las pilas puestas, me dedico a “viajar” por ahí. Voy a la zona de los Acantilados, zona sur de la ciudad de Mar del Plata. Muy recomendable ese lugar. Como si nombre lo indica, grandes acantilados separan el mar de nosotros. Hermosa arboleda que induce a parar por la zona y quedarse largo rato a disfrutar de esa tranquilidad. A la vuelta, paso a almorzar por el Centro Comercial Puerto , al mismísimo Restaurante Chichilo.
Sigo viaje hacia el Norte de la Ciudad. Mas precisamente unos 16 kilómetros afuera me dispongo a adentrarme en Sierra de los Padres . Lugares bellos si los hay. En el camino, un gran centro comercial poblado gran variedad de servicios dispuestos al turismo. En la cumbre, mas allá del inmenso paisaje, siguen los servicios y los paseos para el turista. Termino mi día muy contento, de vuelta a dormir para prepararme para la vuelta... El regreso del Octubre Rojo y yo a Luján.

El retorno arrancó a las 08:00 y terminaría cerca de las 16:00. Durante el viaje paré a almorzar en el Mc Donalds de la ciudad de Chascomús. Tambien me tomé un momento para entrar en General Guido a saludar a mis otros tíos y a conocer a una prima recién nacida. De ahi en mas, todo fue viajar tranquilo y disfrutar de lo que me ofrecía el camino, el mismo que me trajo de vuelta a la Capital de la Fe.

Lo primero que hice al llegar a Luján fue revelar mis fotos y parar en el café de uno de mis amigos. Para conversar, para trasmitirle mi alegría por este viaje. Para contarle justamente lo que acabo de relatarles a ustedes.

¿Fin?


 

 

 

 

 

 

 

© Hecho el depósito que prevé la ley 11723. www.rutasendosruedas.com.ar 2001

Política de privacidad

Los derechos de los textos y fotos de esta página pueden pertenecer a los propietarios de Rutas en dos Ruedas o a terceras personas o entidades. Si desea utilizar algún contenido de esta página, incluidas las fotos, por favor solicite autorización por correo electrónico.

 

 

 

SECCIÓN TALLER

Despiece motor

Jawa 350/640

Manual de despiece

de Jawa 350 

Vista interna motor Jawa 350 tipo 18

Manuales

 

Todo JAWA

 

Videos,

restauraciones, historia, modelos, fotos, manuales, viajes, injertos, personalizaciones